Hagamos el ganso.

HAGAMOS EL GANSO:

Hace algún tiempo pude ver en televisión un documental sobre las técnicas de vuelo  de una comunidad de gansos. Sí, han leído bien: gansos volando. Estas aves son capaces de recorrer miles de kilómetros en sus migraciones de primavera y otoño. Siempre lo hacen en grupo.

Es curioso pero muchas veces, mirando a la Naturaleza como si fuera un espejo externo del comportamiento humano, podemos aprender pautas de las sociedades animales de donde podemos obtener herramientas, técnicas o métodos aplicables a empresas, comunidades o trabajo de equipo.

hagamos-el-ganso

Los gansos vuelan en grupo, en formación de V. La ciencia ha constatado el porqué de este sistema de vuelo. Haciéndolo de esa manera, el grupo consigue aumentar su poder de vuelo o productividad en un 71% con respecto a lo que podrían volar si lo hicieran solos. Curiosamente, cuando un ganso sale de la formación en V, inmediatamente siente el peso y la resistencia de tratar de volar solo, por lo que rápidamente vuelve al grupo para poder beneficiarse de la capacidad de alzamiento que ofrece el ave que lo precede.

Lección 1: Aquellos que saben trabajar en equipo alcanzan sus objetivos más fácilmente porque viajan confiando los unos en los otros. Cuando el ganso líder se cansa, deja el puesto rotando hasta la cola de la formación y otro ganso se pone a la cabeza de la misma.

Lección 2: Es necesario turnarse para realizar las tareas difíciles. Y debemos respetar y preservar la capacidad y talento individual con el fin de proteger los recursos del grupo. Y otra curiosidad de la naturaleza: todos los gansos de la formación graznan fuertemente durante el vuelo con el fin de alentar y estimular a los que les preceden en la formación para que mantengan la velocidad. Nosotros también debemos asegurarnos de dar nuestro apoyo a los que van delante, alrededor y detrás. En los grupos donde hay mucho apoyo y aliento, en vez de grandes discrepancias, alentamos la esencia del otro.

Lección 3: Tenemos que asegurarnos de que nuestra comunicación motiva. Si el grupo está motivado, siempre producirá más. Para terminar, cuando un ganso enferma, dos compañeros suyos salen de la formación y le acompañan a tierra para ayudarlo y protegerlo.

Lección 4: Permanecer juntos fortalece, en los buenos pero también en los malos momentos. ¡Hagamos el ganso!

Daniel Pastor Vega.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *